Dominican Republic: La Participación del Ciudadano en el Procedimiento de Elaboración de Reglamentos

Last Updated: 6 January 2018
Article by Jesus Francos Rodriguez

1. La existencia, importancia y regulación de un procedimiento de elaboración de Reglamentos. La potestad reglamentaria de la cual goza la Administración Pública, debe ejercerse de acuerdo a un procedimiento preestablecido, para ello cada sistema jurídico tiene su propia regulación, siempre tomando en cuenta que dicha potestad reglamentaria debe respetar el debido procedo administrativo, el [...]

1. La existencia, importancia y regulación de un procedimiento de elaboración de Reglamentos.

La potestad reglamentaria de la cual goza la Administración Pública, debe ejercerse de acuerdo a un procedimiento preestablecido, para ello cada sistema jurídico tiene su propia regulación, siempre tomando en cuenta que dicha potestad reglamentaria debe respetar el debido procedo administrativo, el cual forma parte de los derechos fundamentales de los ciudadanos. De igual forma, en algunos casos el procedimiento para ejercer esta potestad es más riguroso y complejo, mientras que en otros es mucho más flexible y sencillo.

En la República Dominicana, el procedimiento para la elaboración de cualquier "acto de carácter general" a ser dictado por un órgano o ente público tiene su base legal en la Ley de Libre Acceso a la Información Pública (Ley No. 200-04). Aunque los trámites para la elaboración de una norma o reglamento conforme a esta ley resultan muy escuetos, pues se limitan exclusivamente a la información pública, al menos se cuenta con un mínimo normativo, ya que con anterioridad a esta normativa no existía trámite legal alguno, excepto que una ley sectorial impusiera tal obligación a la Administración.

Algunas de las leyes de reciente promulgación simplemente remiten la elaboración de resoluciones y reglamentos a los preceptos de la Ley de Libre Acceso a la Información Pública, verbigracia el artículo 116 de nuestra nueva Ley de Municipios (Ley No. 176- 07).

Lo importante, es que mal que bien, deben de cumplirse ciertos trámites previos a la aprobación y adopción de un normativa general. En un estudio de derecho comparado podemos percatarnos como en otros marcos legales se requieren la preparación de informes sobre la necesidad y oportunidad del proyecto reglamentario, la elaboración de un estudio económico que incluya el costo de la implementación de la norma, entre otros. De todos ellos, para la doctrina y para la jurisprudencia el más trascendente y el de mayor importancia de todos los trámites es el de la participación ciudadana, concepto que precisamente es objeto de estudio en este trabajo.

Sobre la justificada necesidad de un procedimiento de elaboración de las normas, Miguel Sánchez Morón reseña que "habida cuenta de la extraordinaria proliferación de normas reglamentarias que hoy día existe, de la importancia real que muchas de ellas tienen para la regulación de las relaciones económicas y sociales y de la amplia discrecionalidad con que se ejerce la potestad reglamentaria, debido a la generosidad y falta de límites precisos con que la ley se remite muchas veces a normas de inferior jerarquía, el procedimiento de elaboración de los reglamentos adquiere cada vez mayor relevancia." 1

Continúa este excelente autor resaltando la importancia de este procedimiento, y en especial lo relativo a la participación del administrado diciendo que "el procedimiento, como forma de ejercicio de potestad reglamentaria, es el instrumento más adecuado para garantizar que la norma que se adopte sea no sólo conforme a la legalidad sino también a las exigencias del interés público, así como para incrementar la legitimidad democrática de este tipo de norma, De ahí que el procedimiento de elaboración de los reglamentos deba estar presidido por un conjunto de principios jurídicos de necesaria observancia: transparencia, participación de los interesados, objetividad, eficacia, coordinación administrativa y buena administración (...) a través del procedimiento debe tenerse en cuenta los diferentes intereses afectados, tanto de carácter público, mediante consultas y comunicaciones con otras administraciones, como de naturaleza privada a través de la participación de los interesados, debe determinarse la justificación del contenido preceptivo de la norma" 2

2. El significado de la participación ciudadana en la elaboración de los reglamentos.

La participación del administrado en la elaboración de los reglamentos persigue eliminar en cierta forma la arbitrariedad de la norma. La participación ciudadana como uno de los trámites del procedimiento de elaboración de reglamentos puede a su vez dividirse en 2 etapas: la información pública y la audiencia de los interesados.

Por información pública debe entenderse el periodo en el que la administración somete su actuación, normativa o no, a conocimiento de los ciudadanos a fin de que éstos puedan examinar y alegar lo que estimen conveniente a sus intereses y derechos.3 A esta definición de información pública ha de añadirse que el administrado tiene derecho no solo a formular sus observaciones a determinado proyecto normativo, sino que a su vez la Administración tiene la obligación de escucharlo, y si lo considera pertinente asumir como válidas para el proyecto dichas sugerencias, en caso contrario, tiene la obligación de brindar una respuesta razonada. Este último concepto es lo que la doctrina y jurisprudencia califican como el trámite de la "audiencia a los interesados".

En los Estados Unidos la participación ciudadana es una consecuencia derivada de los principios de debido proceso de ley (due process of law) y justicia natural (natural justice), que exigen que sean tomados en cuenta todos los intereses involucrados mediante un procedimiento diáfano y contradictorio en la adopción de las normas reglamentarias. "El desarrollo de estos principios lleva a practicar audiencias públicas en las que cualquier persona puede debatir el contenido del proyecto de nueva norma y a un deber de la Administración de responder motivadamente a cualquier alegación u observación."4

Sin duda alguna que Norteamérica se encuentra a la vanguardia en el derecho de participación pública al punto que este trámite es considerado el "eje del procedimiento reglamentario norteamericano"5.

3. La participación pública, un elemento esencial del reglamento.

Aunque en principio, y por aplicación del "principio de conservación de los actos" la tendencia doctrinal se inclina por señalar que las violaciones a los aspectos meramente formales no acarrean la invalidez del acto o reglamento impugnado; la jurisprudencia española ha determinado, (y estamos cien por ciento de acuerdo con su criterio), que la violación a los trámites de información pública y audiencia de los administrados son elementos esenciales de la elaboración de la norma y su observancia tiene por tanto un carácter obligatorio, cuyo incumplimiento se encuentra estrechamente ligado a la invalidez de la norma. Su incumplimiento acarrea una infracción al debido proceso.

David Blanquer nos dice que la jurisprudencia ha destacado la trascendental importancia de este trámite, por lo que su omisión determina la nulidad radical de la correspondiente norma reglamentaria; así resulta, entre otras, de las Sentencias del Tribunal Supremo de 23 de julio de 1997 (Tol 195004) y de 10 de marzo de 1992 6.

Por su parte Zulima Sánchez en su obra sobre las asociaciones y la participación ciudadana, recoge una sentencia del Tribunal Supremo Español que prescribe lo siguiente sobre el trámite de la participación del administrado "su cumplimiento no constituye formalidad accesoria, sino requisito y garantía esencial ligada a la validez del resultado del procedimiento elaborativo (...) no constituye la expresión de un discrecionalidad de arbitrio o infundado uso,"7 tal y como dijera el autor De La Cruz Ferrer: "el trámite de audiencia es más que un precepto imperativo de inexcusable observancia, un consejo sano del legislador."8

4. La información pública y audiencia a los interesados (Dos formas de participación complementarias una de la otra, 2 trámites en 1).

Para dar inicio al trámite de participación ciudadana en la elaboración de una norma "de carácter general" en la República Dominicana, basta con que el proyecto de reglamento sea elaborado por la autoridad competente, en ese entonces el artículo 23 de la Ley General de Libre Acceso a la Información Pública obliga al órgano o entidad administrativa a publicar el proyecto de reglamento "a través de medios oficiales o privados de amplia difusión y con suficiente antelación a la fecha de su expedición". En cambio, países como España, antes de entrar en la fase de información pública y audiencia, el proyecto debe cumplir una serie de trámites primarios como los que señalamos anteriormente sobre elaboración de informes económicos, y si se tratase de una ordenanza municipal se requiere la aprobación previa por parte del Pleno.

Si tal y como ha dicho la jurisprudencia comparada la información pública persigue que los interesados y en particular los administrados puedan invocar lo que en defensa de sus intereses estimen pertinente, garantizando así la participación ciudadana en la elaboración de una disposición general,9 el trámite de información pública consiste en poner a disposición del ciudadano el proyecto de reglamento que se pretende sea una norma social obligatoria.

En ese sentido, la ley dominicana señala en su artículo 23 que la publicación se hará en "medios oficiales o privados de amplia difusión, incluyendo medios o mecanismos electrónicos", el artículo 24 prescribe que en los casos en que la administración cuente con un portal de internet deberá hacer la publicación en dicho portal. Como se desprende de la lectura del artículo 23 la misma se encuentra permeada de conceptos subjetivos como "amplia difusión" y "medios de comunicación privados". De lege ferenda, recomendamos que dichos términos sean precisados y que a su vez se establezca un procedimiento y no una simple enunciación que mas bien parece una promesa de propósitos que puede acabar siendo una ficción. La ley debe enunciar cuales medios de difusión deben utilizarse, por ejemplo "un diario de circulación nacional".

En ese sentido, hacemos nuestras las palabras de Blanquer que dice que la función del trámite de información pública es recibir sugerencias de cualquier ciudadano. Cualquier ciudadano puede formular sugerencias 10.

Respecto del contenido de la publicación, en la República Dominicana existe una idea uniforme de que lo que debe publicarse es el proyecto íntegro del proyecto normativo. Obviamente en nuestro país, no existe un expediente con informes y procesos consultivos previos. En España, la discusión sobre este tema es amplísima entre la doctrina y ha sido la jurisprudencia quien ha tenido la necesidad de intervenir al respecto. Aunque primero no lograba ponerse de acuerdo y en ocasión juzgó que era necesario la publicación íntegra del proyecto, finalmente ha prevalecido el criterio de que basta con publicar la existencia de determinado proyecto y tener el expediente completo a disposición del interesado que lo requiera.

Dice Blanquer que "lo que se divulga y publica no es el texto del reglamento inicialmente aprobado por el Pleno, sino el acuerdo del Pleno por el que se aprueba aquél texto, cuya consulta y examen puede realizarse en la sede de la Corporación Local. En realidad, se trata de poder recibir en ese lugar información sobre todo el expediente." Parece razonable, continúa dicho autor, "que si el objetivo y la función de este trámite es recibir sugerencias y reclamaciones, para formularlas con el debido fundamento no siempre es suficiente conocer el contenido del proyecto de norma sino que además es preciso estar informado de los trámites que se han sustanciado (en particular, tiene relevancia el acceso al dictamen de la Comisión Informativa y de la Secretaría de la Administración Local)".11

La Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 1 de abril de 1993 fue explícita sobre el tema de la publicación y la información pública: "el precepto (...) no impone expresamente la publicación en el propio Tablón de Anuncios ni en los Boletines Oficiales correspondientes del texto íntegro de la Ordenanza (...) la finalidad del trámite de información pública tiende a garantizar el derecho a participación de todos los ciudadanos en el proceso de elaboración de la Norma, por lo que su ejercicio no se reduce a la posibilidad de formular reclamaciones contra el acuerdo adoptado sino que se extiende a la presentación de sugerencias que puedan enriquecer el contenido de aquél; para su efectividad se requiere, por tanto, el conocimiento no sólo del contenido de la Norma, sino de todo el expediente tramitado para la adopción del acuerdo por lo que el principio de publicidad se satisface con la puesta de dicho expediente a disposición de quien quiera conocerlo" 12



Pasemos entonces al estudio de la audiencia de los interesados. Al respecto debemos señalar que la ley dominicana (Ley No. 200-04) es muda sobre este trámite. Lamentablemente el legislador dominicano obvió el trámite de la audiencia a los interesados y con ello queda abierta la aparición de la arbitrariedad, pues si únicamente se tiene derecho a la información pública del ciudadano y no se cuenta con el derecho a que los interesados y cualquier ciudadano sean escuchados por la Administración y obtengan de ella una respuesta motivada, entonces el mecanismo de la participación ciudadana resulta trivial y frustrante. En nuestra opinión, la audiencia de los interesados debe aun a falta de regulación legal, llevarse a cabo, pues éste termina siendo un desmembramiento del "debido proceso".

Para la doctrina española la audiencia a los interesados junto con la información pública constituyen un único trámite en el procedimiento de elaboración de disposiciones. Resulta esencial que ambos trámites se realicen al mismo tiempo.

Zulima Sánchez apoyada en la jurisprudencia del Tribunal Supremo de España (Sentencia del 14 de junio del 1994) señala que siendo la función de la administración la de defender el interés público, el de todos los ciudadanos, no se trata en este proceso de elaboración de reglamentos, de defender solamente a los interesados que van a verse directamente afectados por la nueva disposición, la Administración deberá conjugar el interés de éstos con los del resto de la ciudadanía. De ahí, que se oiga a los interesados (trámite de audiencia) y al resto de los ciudadanos (participación mediante la información pública) en un mismo momento para luego mesurar dichos intereses y adoptar los cambios más favorables para los intereses de todos.13

Lo ideal, en síntesis, es que mediante la información pública se le de la oportunidad al ciudadano común de presentar sus alegatos y observaciones a determinado proyecto de reglamentación, para lo cual deberá ser escuchado en su momento por la Administración quien deberá rendirle una respuesta razonada; igualmente, se le exige a la Administración que le notifique a los interesados, entendiéndose por interesados, cuando menos aquellas organizaciones que por ley se presuponen ostentan la mayor representatividad del o los sectores a los cuales afectaría la nueva normativa. Una vez escuchados (en audiencia) a todos los participantes (ciudadanos e interesados), al proyecto de reglamento se le deben hacer las enmiendas que conjuguen los intereses de la mayoría, sin olvidar que para desechar alguna observación el órgano administrativo debe dar una respuesta motivada.

Footnotes

1 Sánchez Morón, Miguel. Derecho Administrativo. 3ra Edición, 2007. Pág. 202 y 203
2 Ibid.
3 Fernández Martínez, Juan Manuel (Coordinador).. Diccionario Jurídico. 4ta Edición. Ed. Arazandi, 2006. Pág. 442.
4 Sánchez Morón, Miguel. Ob. Cit. Pág. 203.
5 Delgado-Iribarren García-Campero, Manuel. Revista Española de Derecho Administrativo. No. 079, Julio-Septiembre 1993, página 561. Comentando el libro de Lavilla, Rubira. La participación pública en el procedimiento de elaboración de los Reglamentos en los Estados Unidos. Civitas. Madrid, 1991.
6 Blanquer Criado, David. Curso de derecho administrativo. Tomo I. Ed. Tirant Lo Blanch.. Pág. 593.
7 STS 16 Mayo de 1972 (Arz 2971). Citado por Sánchez Sánchez, Zulima. Estudio práctico de las asociaciones. Democracia directa y otras formas de participación ciudadana. Ed. Lex Nova. Valladolid, 2004. Pág. 198.
8 Citado por Sánchez Sánchez, Zulima. Ob. Cit. Pág. 198.
9 Sentencia Tribunal Supremo de España. 10 de marzo de 1992.
10 Blanquer Criado, David. Ob. Cit. Pág. 593
11 Blanquer Criado, David. Ob. Cit. Pág. 593, 594 y 595
12 Sentencia Tribunal Supremo de España 1ro de abril de 1993.
13 Sánchez Sánchez, Zulima. Ob. Cit. Pág. 200

The content of this article is intended to provide a general guide to the subject matter. Specialist advice should be sought about your specific circumstances.

To print this article, all you need is to be registered on Mondaq.com.

Click to Login as an existing user or Register so you can print this article.

Authors
 
Some comments from our readers…
“The articles are extremely timely and highly applicable”
“I often find critical information not available elsewhere”
“As in-house counsel, Mondaq’s service is of great value”

Related Topics
 
Related Articles
 
Up-coming Events Search
Tools
Print
Font Size:
Translation
Channels
Mondaq on Twitter
 
Register for Access and our Free Biweekly Alert for
This service is completely free. Access 250,000 archived articles from 100+ countries and get a personalised email twice a week covering developments (and yes, our lawyers like to think you’ve read our Disclaimer).
 
Email Address
Company Name
Password
Confirm Password
Position
Mondaq Topics -- Select your Interests
 Accounting
 Anti-trust
 Commercial
 Compliance
 Consumer
 Criminal
 Employment
 Energy
 Environment
 Family
 Finance
 Government
 Healthcare
 Immigration
 Insolvency
 Insurance
 International
 IP
 Law Performance
 Law Practice
 Litigation
 Media & IT
 Privacy
 Real Estate
 Strategy
 Tax
 Technology
 Transport
 Wealth Mgt
Regions
Africa
Asia
Asia Pacific
Australasia
Canada
Caribbean
Europe
European Union
Latin America
Middle East
U.K.
United States
Worldwide Updates
Registration (you must scroll down to set your data preferences)

Mondaq Ltd requires you to register and provide information that personally identifies you, including your content preferences, for three primary purposes (full details of Mondaq’s use of your personal data can be found in our Privacy and Cookies Notice):

  • To allow you to personalize the Mondaq websites you are visiting to show content ("Content") relevant to your interests.
  • To enable features such as password reminder, news alerts, email a colleague, and linking from Mondaq (and its affiliate sites) to your website.
  • To produce demographic feedback for our content providers ("Contributors") who contribute Content for free for your use.

Mondaq hopes that our registered users will support us in maintaining our free to view business model by consenting to our use of your personal data as described below.

Mondaq has a "free to view" business model. Our services are paid for by Contributors in exchange for Mondaq providing them with access to information about who accesses their content. Once personal data is transferred to our Contributors they become a data controller of this personal data. They use it to measure the response that their articles are receiving, as a form of market research. They may also use it to provide Mondaq users with information about their products and services.

Details of each Contributor to which your personal data will be transferred is clearly stated within the Content that you access. For full details of how this Contributor will use your personal data, you should review the Contributor’s own Privacy Notice.

Please indicate your preference below:

Yes, I am happy to support Mondaq in maintaining its free to view business model by agreeing to allow Mondaq to share my personal data with Contributors whose Content I access
No, I do not want Mondaq to share my personal data with Contributors

Also please let us know whether you are happy to receive communications promoting products and services offered by Mondaq:

Yes, I am happy to received promotional communications from Mondaq
No, please do not send me promotional communications from Mondaq
Terms & Conditions

Mondaq.com (the Website) is owned and managed by Mondaq Ltd (Mondaq). Mondaq grants you a non-exclusive, revocable licence to access the Website and associated services, such as the Mondaq News Alerts (Services), subject to and in consideration of your compliance with the following terms and conditions of use (Terms). Your use of the Website and/or Services constitutes your agreement to the Terms. Mondaq may terminate your use of the Website and Services if you are in breach of these Terms or if Mondaq decides to terminate the licence granted hereunder for any reason whatsoever.

Use of www.mondaq.com

To Use Mondaq.com you must be: eighteen (18) years old or over; legally capable of entering into binding contracts; and not in any way prohibited by the applicable law to enter into these Terms in the jurisdiction which you are currently located.

You may use the Website as an unregistered user, however, you are required to register as a user if you wish to read the full text of the Content or to receive the Services.

You may not modify, publish, transmit, transfer or sell, reproduce, create derivative works from, distribute, perform, link, display, or in any way exploit any of the Content, in whole or in part, except as expressly permitted in these Terms or with the prior written consent of Mondaq. You may not use electronic or other means to extract details or information from the Content. Nor shall you extract information about users or Contributors in order to offer them any services or products.

In your use of the Website and/or Services you shall: comply with all applicable laws, regulations, directives and legislations which apply to your Use of the Website and/or Services in whatever country you are physically located including without limitation any and all consumer law, export control laws and regulations; provide to us true, correct and accurate information and promptly inform us in the event that any information that you have provided to us changes or becomes inaccurate; notify Mondaq immediately of any circumstances where you have reason to believe that any Intellectual Property Rights or any other rights of any third party may have been infringed; co-operate with reasonable security or other checks or requests for information made by Mondaq from time to time; and at all times be fully liable for the breach of any of these Terms by a third party using your login details to access the Website and/or Services

however, you shall not: do anything likely to impair, interfere with or damage or cause harm or distress to any persons, or the network; do anything that will infringe any Intellectual Property Rights or other rights of Mondaq or any third party; or use the Website, Services and/or Content otherwise than in accordance with these Terms; use any trade marks or service marks of Mondaq or the Contributors, or do anything which may be seen to take unfair advantage of the reputation and goodwill of Mondaq or the Contributors, or the Website, Services and/or Content.

Mondaq reserves the right, in its sole discretion, to take any action that it deems necessary and appropriate in the event it considers that there is a breach or threatened breach of the Terms.

Mondaq’s Rights and Obligations

Unless otherwise expressly set out to the contrary, nothing in these Terms shall serve to transfer from Mondaq to you, any Intellectual Property Rights owned by and/or licensed to Mondaq and all rights, title and interest in and to such Intellectual Property Rights will remain exclusively with Mondaq and/or its licensors.

Mondaq shall use its reasonable endeavours to make the Website and Services available to you at all times, but we cannot guarantee an uninterrupted and fault free service.

Mondaq reserves the right to make changes to the services and/or the Website or part thereof, from time to time, and we may add, remove, modify and/or vary any elements of features and functionalities of the Website or the services.

Mondaq also reserves the right from time to time to monitor your Use of the Website and/or services.

Disclaimer

The Content is general information only. It is not intended to constitute legal advice or seek to be the complete and comprehensive statement of the law, nor is it intended to address your specific requirements or provide advice on which reliance should be placed. Mondaq and/or its Contributors and other suppliers make no representations about the suitability of the information contained in the Content for any purpose. All Content provided "as is" without warranty of any kind. Mondaq and/or its Contributors and other suppliers hereby exclude and disclaim all representations, warranties or guarantees with regard to the Content, including all implied warranties and conditions of merchantability, fitness for a particular purpose, title and non-infringement. To the maximum extent permitted by law, Mondaq expressly excludes all representations, warranties, obligations, and liabilities arising out of or in connection with all Content. In no event shall Mondaq and/or its respective suppliers be liable for any special, indirect or consequential damages or any damages whatsoever resulting from loss of use, data or profits, whether in an action of contract, negligence or other tortious action, arising out of or in connection with the use of the Content or performance of Mondaq’s Services.

General

Mondaq may alter or amend these Terms by amending them on the Website. By continuing to Use the Services and/or the Website after such amendment, you will be deemed to have accepted any amendment to these Terms.

These Terms shall be governed by and construed in accordance with the laws of England and Wales and you irrevocably submit to the exclusive jurisdiction of the courts of England and Wales to settle any dispute which may arise out of or in connection with these Terms. If you live outside the United Kingdom, English law shall apply only to the extent that English law shall not deprive you of any legal protection accorded in accordance with the law of the place where you are habitually resident ("Local Law"). In the event English law deprives you of any legal protection which is accorded to you under Local Law, then these terms shall be governed by Local Law and any dispute or claim arising out of or in connection with these Terms shall be subject to the non-exclusive jurisdiction of the courts where you are habitually resident.

You may print and keep a copy of these Terms, which form the entire agreement between you and Mondaq and supersede any other communications or advertising in respect of the Service and/or the Website.

No delay in exercising or non-exercise by you and/or Mondaq of any of its rights under or in connection with these Terms shall operate as a waiver or release of each of your or Mondaq’s right. Rather, any such waiver or release must be specifically granted in writing signed by the party granting it.

If any part of these Terms is held unenforceable, that part shall be enforced to the maximum extent permissible so as to give effect to the intent of the parties, and the Terms shall continue in full force and effect.

Mondaq shall not incur any liability to you on account of any loss or damage resulting from any delay or failure to perform all or any part of these Terms if such delay or failure is caused, in whole or in part, by events, occurrences, or causes beyond the control of Mondaq. Such events, occurrences or causes will include, without limitation, acts of God, strikes, lockouts, server and network failure, riots, acts of war, earthquakes, fire and explosions.

By clicking Register you state you have read and agree to our Terms and Conditions