Dominican Republic: El Principio de Protección de la Confianza Legítima

Last Updated: 28 December 2017
Article by Jesus Francos Rodriguez

1. Su origen y evolución histórica. El caso de la Viuda de Berlín.

Por tradición o regla general la Administración Pública gozaba de la potestad de revocar, anular o dejar sin efecto, aquellos actos emitidos por ella misma, sin más límite que el de su propia voluntad de revocación. Sin embargo, durante la primera mitad del Siglo XX, la doctrina alemana, encabezada por Otto Mayer y Fritz Fleiner, marcaron las pautas para el desarrollo de la teoría sobre la limitación de la anulación y revocación de los actos administrativos, a fin de brindar protección al administrado. En síntesis, se intentaba poner un freno a las actuaciones de la Administración que cambiaban de manera sorpresiva un acto contra un particular o una normativa, sorprendiendo así la confianza que el administrado tenía depositada en la permanencia de determinada norma y que con la nueva normativa se veía perjudicado.

"La locución ́confianza legítima ́ deriva de la palabra alemana Vertrauensschutz, que en su textual traducción significa protección de la confianza, a la que luego se agregó ́legítima ́, que es la más utilizada en las versiones francesas y españolas. En italiano se usa en algunos casos la palabra affidamento legitimo y en inglés legitimate expectations"1

Esta nueva teoría adquiere trascendencia y posterior aceptación en el Derecho Comunitario Europeo, a partir de la admisión de la misma por parte de los tribunales alemanes en el año 1956, con el reconocido "caso de la viuda de Berlín".

Uno de los temas que plantea el principio de confianza legítima es la posibilidad de revocar los actos administrativos irregulares que han creado una situación jurídica favorable al particular. En base al principio de legalidad, no pareciera ser objeto de discusión la revocación de tales actos, quizás lo único discutible fuera si el efecto de la revocación debía ser retroactivo (ex tunc) o no (ex nunc).

Esta disyuntiva fue resuelta por el Tribunal Contencioso-Administrativo de Berlín mediante sentencia del 14 de noviembre de 1956 (caso de la viuda de Berlín), donde expuso que si la demandante era viuda de un funcionario que vivía en la República Democrática Alemana y la Consejería del Interior de Berlín le certificó que si se trasladaba a vivir a Berlín Oeste, tendría derecho a recibir la pensión de viudedad; al ella trasladar su residencia, con los gastos que ello implicaba y comenzar a cobrar la pensión, el hecho de que posteriormente se comprobara que la viuda no cumplía con las condiciones de la ley para recibir tal pensión de viudedad, y por tanto, exigírsele a la viuda que devolviera las cantidades percibidas, implicaba una violación a la protección de la confianza legítima puesto que ella (la viuda) había actuado en base a la certificación de la Consejería y había realizado gastos en el traslado de domicilio.2

Lo interesante del caso, enfatiza Coviello, es que se resolvió no sólo que no correspondía la revocación ex tunc del acto, sino tampoco ex nunc, por lo que la administración tuvo que continuar pagando la pensión3.

Se evidencia, por tanto, en esa sentencia la insuficiencia de la doctrina tradicional sobre la revocación "sin más" de los actos administrativos irregulares, que crean expectativas favorables al administrado, pues estas expectativas son también dignas de protección. En palabras de Ricardo García Macho, el principio de la legalidad es un principio fundamental del Estado de Derecho, pero también lo es el de seguridad jurídica, y dentro de éste el de protección de la confianza legítima. Ambos principios tienen el mismo rango y valor, por ello en caso de conflicto entre ambos, la solución pasa por la ponderación de los intereses jurídicos y de hechos en juego, teniendo en cuenta todas las circunstancias del caso concreto4.

La confianza legítima, fue engendrada por el derecho alemán, acuñada posteriormente por el Tribunal Europeo de Justicia, quien hizo de él un principio general del derecho de la Unión Europea, siendo más tarde incorporado al resto de países de la Comunidad Europea. Países como España lo incorporaron primero de manera jurisprudencial (principios de los 90), y luego en legislación positiva.5

En comparación con la mayoría de principios conocidos en el derecho administrativo, la protección de la confianza legítima del administrado, es con toda seguridad, uno de los principios generales de más reciente aparición, tanto así, que la doctrina española señala que es un principio en expansión.6

2. Concepto. Un Principio derivado de otros Principios Generales.

La protección de la confianza legítima "básicamente consiste en que la Administración genera una confianza en el ciudadano en el sentido de que va a actuar en determinado sentido lo que condiciona la conducta del ciudadano que entiende (confía) en dicha posición administrativa. Se exige que la confianza sea legítima, es decir, dentro de la legalidad. Su vulneración, puede dar lugar en casos extremos a la anulación de la actuación de la Administración y, sobre todo, a la indemnización de daños y perjuicios causados por la actuación administrativa al ciudadano"7.

"En virtud de este principio el juez podrá sancionar la utilización regular en sí misma, por parte del autor del acto o norma administrativa que han sido cuestionados por afectar a tal principio. Y ello porque el ejercicio de tales poderes de formación o resolución se ha llevado a cabo en condiciones que «sorprenden la confianza que los destinatarios de la norma discutida podían legítimamente tener en que el marco jurídico de desenvolvimiento de su actividad no sería modificado, sin al menos la adopción de ciertas medidas transitorias» (Castillo Blanco. La protección de confianza en el Derecho Administrativo)."8

En su relación con la Administración, el particular debe tener algunas herramientas que le permitan hacer frente a los poderes unilaterales del poder público. Precisamente, una de esas herramientas la aporta la confianza legítima, o la seguridad de que su confianza a la actuación administrativa no será vilipendiada.

Para Miguel Sánchez Morón, quien a nuestro criterio ofrece de manera sintetizada una completísima definición del principio, expone que "éste obliga a la administración a respetar la confianza que el ciudadano haya adquirido en su comportamiento futuro y que haya sido inspirada por actuaciones inequívocas de aquella, ya sean actos declarativos de derechos, informaciones, declaraciones o una situación de tolerancia, incluso si se trata de actuaciones no plenamente conformes a Derecho, siempre que el destinatario no haya actuado dolosamente o no fuera conocedor de la ilegalidad."9

Continúa el indicado autor diciendo que la confianza legítima protege a los individuos y las empresas contra cambios bruscos e imprevisibles de criterio de la Administración que produzcan resultados lesivos (por ejemplo, arruinando las expectativas ligadas a inversiones cuantiosas), cuando ha sido la Administración la que ha avalado o impulsado su conducta mediante su propio comportamiento,10 "al menos sin unas ciertas medidas transitorias que paliasen esos efectos tan bruscos"11

De los anteriores términos conceptuales, puede colegirse el vínculo existente entre la protección de la confianza legítima y otros principios generales del derecho, de mayor antigüedad. Entre estos principios generales se encuentra la seguridad jurídica, la buena fe, Estado de Derecho, irretroactividad de la norma y protección de derechos adquiridos.

Una cita que tomamos del enjundioso trabajo de Ricardo García Macho plasma la vinculación de la confianza legítima con otros principios generales: "las leyes retroactivas son normalmente incompatibles con el principio de Estado de Derecho, unos de cuyos elementos esenciales es la seguridad jurídica, que, a su vez, para el ciudadano significa ante todo protección de la confianza legítima"12

La doctrina considera a la confianza legítima como un principio dentro de la familia de la seguridad jurídica, pero con fisonomía propia y autónoma. Hasta cierto punto, "La confianza legítima es la seguridad jurídica vista del lado del particular"13. No obstante, Parejo Alfonso advierte que en la relación estado-ciudadano se apela cada vez más a la confianza, lo cual es síntoma de la insuficiencia hoy de los principios de seguridad jurídica y legalidad.14

En lo que respecta a la "buena fe", se dice que la confianza legítima es la extrapolación de la buena fe del derecho privado al ámbito del derecho administrativo. A esto, hay que agregar, obviamente, que siempre teniendo en cuenta las matices del derecho administrativo: la preeminencia del interés general, el poder público y la legalidad administrativa.

Entre la "buena fe objetiva" y la "confianza legítima" existen diferencias, pero es evidente que tales principios tienen importantes puntos de convergencia: el uno y el otro responden a la necesidad de seguridad, de fiabilidad en las expectativas generadas y de constancia15.

Un tema escabroso y difícil de abarcar al estudiarse la confianza legítima es la retroactividad de las normas y la posible afectación de los derechos adquiridos. Desarrollar este tema en este breve trabajo sería sencillamente imposible.

Aun así sobre el tema de la retroactividad podemos decir que la jurisprudencia alemana admite excepciones al principio de confianza legítima en casos concretos, en que la confianza no puede protegerse, porque no puede justificarse, tal es el caso de una norma provisional, pues el interesado debía contar con una nueva regulación, o bien si los intereses generales justifican la retroactividad por encima de la protección de la confianza legítima, o bien si este principio es afectado muy levemente por la norma.

El quid de este tema radica en la determinación de cuando se trata de un derecho adquirido, caso en que sí se violaría la confianza legítima y cuando se trata de una simple expectativa. En sentencia del Tribunal Supremo de España de fecha 24 de marzo del 1997, se señaló que no es jurídicamente correcto hablar de derechos reconocidos, con referencia a la norma de su posible reconocimiento, pues tales derechos, como derivados de la misma, sólo pueden reputarse auténticamente reconocidos, cuando hayan sido dado todos los elementos de los que, conforma dicha norma, depende su nacimiento, no pudiéndose confundir las simples expectativas, concebidas en contemplación de una norma mientras ésta está vigente, con los auténticos derechos adquiridos.

3. Límites y alcances al principio. Desarrollo jurisprudencial.

Sobre la protección de la confianza legítima podemos brindar múltiples definiciones aportadas por la doctrina, en este trabajo sólo nos propusimos resaltar algunas que consideramos de rigor, sin embargo la mejor forma de profundizar y conocer este principio es sobre la base de entender su fisonomía conceptual, a través del estudio de la labor jurisprudencial que lo ha ido moldeando hasta su noción actual. Ha sido a través de casos prácticos que se han ido estableciendo los parámetros para su aplicabilidad.

Para este propósito merecen especial énfasis la labor jurisprudencial del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas y las sentencias del Tribunal Supremo Español.

La primera sentencia en que el Tribunal de Justicia acoge la tesis de la violación a la protección de la confianza legítima ocurre en fecha 5 junio del 1973, en la cual se planteaba una litis en la que el Consejo (administración pública) luego de emitir una resolución diciendo que el aumento de salario de los funcionarios sería de 3.75 por 100 por año, dictó al año siguiente una nueva resolución en la que redujo el aumento a 2.50 por 100 por año. Contra esta resolución se interpone un recurso alegando la violación a la confianza legítima en el entendido de que no podía contradecirse. El tribunal juzgó que con su primera decisión el Consejo ha asumido unas obligaciones a las que queda vinculado durante el periodo de tiempo por él mismo determinado. En otro caso se infringiría el principio de la confianza legítima que los administrados deben tener en que las autoridades competentes mantengan los compromisos a los que se han obligado.

En febrero de 1978 el Tribunal de Justicia rechaza al demandante su propuesta de confianza legítima, y traza dos límites trascendentales, a saber, la existencia de un interés público perentorio y un periodo de tiempo transitorio para la aplicación de la nueva norma (Sentencia Lührs). Un año después en el caso Tomadini vuelven a entrar en conflicto el principio de confianza legítima con el de el interés público perentorio estableciendo que en caso de enfrentamiento, el interés público tendrá primacía sobre la confianza legítima. En la sentencia Tomadini se destaca también la necesidad de prever medidas transitorias en caso de cambios normativos, pues en caso contrario se violaría el principio de protección de la confianza legítima.16

Por su parte la doctrina del Tribunal Supremo español, con posterioridad, vino a reafirmar en gran parte los criterios sostenidos por el Tribunal de Justicia europeo. En su labor, vale resaltar la sentencia del 5 de marzo del 1993 donde se reconoció la responsabilidad por cambio legislativo "por apreciar que los particulares perjudicados habían efectuado fuertes inversiones, que se vieron frustradas, fundados en la confianza generada por medidas de fomento del gobierno que a ello estimulaban" En la misma sentencia estableció que "la virtualidad de este principio puede comportar la anulación y, cuando menos, obliga a responder en el marco comunitario, de la alteración -sin conocimiento anticipado, sin medidas transitorias suficientes para que los sujetos puedan acomodar su conducta económica, proporcionada al interés público en juego o sin las debidas medidas correctoras o compensatorias-, de las circunstancias económicas habituales y estables generadoras de esperanzas fundadas de mantenimiento."17

De toda la labor jurisprudencial puede resumirse que ante el alegato de cambios normativos como justificación de la violación a la confianza legítima, debe siempre tratarse de derechos consolidados, y no de simples expectativas. Otro punto determinante es que ante el enfrentamiento del interés privado de quien alega la vulneración de su confianza y el interés público, primará éste último para la conservación del acto, sin perjuicio del posible derecho a ser indemnizado el primero. Como punto a favor para quien alegue violación al principio de confianza legítima, se encuentra el hecho de que la norma haya sido aprobada por sorpresa (de manera imprevista), y sin medidas compensatorias o transitorias que amainen el perjuicio.

En definitiva, los tribunales siempre han sido cautos y algo restrictivo respecto a la aplicación del principio, pues lo que la jurisprudencia quiere evitar es la petrificación del ordenamiento jurídico ante el dinamismo de las realidades sociales y económicas del mercado.

"La actitud restrictiva del Tribunal frente a la confianza legítima proviene del carácter perturbador que este principio tiene frente a los objetivos de los poderes públicos, e incluso puede cuestionar otros principios generales, especialmente el de legalidad. Por ello, solo se considera infringida la confianza legítima cuando la medida normativa tomada es legal, pero hasta tal punto desestabilizadora que rompe los límites razonables en las relaciones entre la Administración y los administrados."18

Desafortunadamente, la República Dominicana no cuenta con un texto legislativo que consagre en el ámbito del derecho administrativo la protección de la confianza legítima. Esta ausencia del marco legal, pudiera explicarse en la timidez jurisprudencial al respecto, pues en los países europeos ha sido siempre la jurisprudencia que se ha adelantado a la norma, derivando la confianza legítima de otros principios generales del derecho.

Con certeza afirmamos que en tan solo una ocasión la Suprema Corte de Justicia se ha referido a la confianza legítima. Para ello, se sustentó en el principio de seguridad jurídica previsto en el artículo 47 de la Constitución. En esa oportunidad la Suprema Corte expuso que ̈en efecto, cuando este canon (Art. 47 Constitución) se refiere a situaciones establecidas conforme a una legislación anterior, alude necesariamente a la teoría o doctrina de los derechos adquiridos que se identifica con el principio de la irretroactividad de las leyes, de lo que se infiere, por lógica jurídica, que sería retroactiva toda ley que altera o alterara derechos adquiridos, no simples expectativas, establecidos conforme a una legislación anterior; que la supresión o desmonte o variación de los beneficios fiscales que otorgó la Ley No. 28-01 a las empresas que se establecieron en la zona especial de desarrollo fronterizo, no sólo vulnera, como válidamente afirman los impetrantes, el principio que prohíbe a la ley regir la validez y los efectos de situaciones jurídicas nacidas antes de su promulgación, salvo las excepciones previstas en la Constitución, sino el derecho a la seguridad jurídica o a la confianza legítima, como se le llama en derecho europeo, y que es definida por la mejor doctrina, expresando que la misma consiste en la confianza que tiene en un Estado de Derecho el ciudadano en el ordenamiento jurídico, es decir, al conjunto de leyes que garantizan la seguridad y el orden jurídico"19

Respecto de dicha decisión lo bueno fue que la Suprema Corte de Justicia plasmó la existencia del principio de confianza legítima, con lo que no estamos de acuerdo es con la interpretación hecha por el Tribunal, ya que no era éste precisamente el caso donde se podía hacer acopio de este principio, ya que la interpretación correcta era aplicarle efectos ex nunc (para futuro) a la nueva normativa mediante una sentencia interpretativa.

En ocasión más reciente la Suprema Corte de Justicia, en funciones de Corte Constitucional, sin entrar en detalle sobre el principio de confianza legítima, sí se refirió al tema de las simples expectativas de derechos versus los derechos adquiridos20 para señalar que los primeros pueden ser alterados por la legislación en contraposición a los segundos. Sin embargo no se aclaró que de manera excepcional los derechos adquiridos pudieran alterarse si el interés general lo justifica, si se hace de manera gradual y tomando medidas compensatorias para los afectados y con efectos ex nunc. Dice al respecto Parejo Alfonso apoyado en la doctrina del Tribunal Constitucional Español, que es constitucional la variación, en sentido restrictivo y con eficacia ex nunc, del régimen jurídico preexistente de los derechos individuales.21

Obviamente que otro tema de estudio y amplio debate es el de la correcta determinación de cuando nos encontramos en presencia de esos derechos adquiridos o derechos individuales y cuando frente a simples expectativas.

Footnotes

1. COVIELLO, Pedro José Jorge. La protección de la confianza del administrador: derecho comparado y derecho argentino., Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1ra edición, 2004., p. 33.

2. Cfr. GARCIA MACHO, Ricardo. "Contenido y límites del principio de la confianza legítima: Estudio sistemático en la jurisprudencia del Tribunal de Justicia". Revista Española de Derecho Administrativo. No. 56, Octubre-Diciembre 1987., p. 569

3. COVIELLO. Ob. Cit., p. 38.

4. GARCIA MACHO. Ob. Cit. P. 559

5. GARCIA DE ENTERRIA, Eduardo y FERNANDEZ, Tomás Ramón. Curso de Derecho Administrativo, Editorial Thomson Civitas, Madrid, 2005, 12va. Edición, Tomo I., p. 669-670

6. PAREJO ALFONSO, Luciano. Derecho Administrativo. Ed, Ariel, Barcelona, 2003, 1ra. Edición., p. 688.

7. FERNANDEZ MARTINEZ, Juan Manuel y otros. Diccionario Jurídico. Editorial Thomson Arazandi, Navarra, 2006, 4ta. Edición., p 209.

8. BERMUDEZ SOTO, Jorge. "El principio de confianza legítima en la actuación de la administración como límite a la potestad invalidatoria". Revista de derecho (Valdivia). Vol.18, No.2, Dic. 2005, En línea http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718- 09502005000200004&script=sci_arttext [Consulta del 29 de junio del 2009]

9. SANCHEZ MORON, Miguel. Derecho Administrativo. Editorial Tecnos. Madrid, 2007, 3ra Edición., p. 129.

10. Idem.

11. GARCIA MACHO. Ob. Cit, p. 558

12. Idem.

13. COVIELLO. Ob. Cit., p. 392.

14. PAREJO ALFONSO. Ob. Cit., p. 688

15. DE ABREU MACHADO DERBI, Misabel. "La buena fe en el derecho tributario". Estudios de derecho tributario, constitucional e inernacional. Editorial Abaco de Rodolfo Depalma, Buenos Aires, 2005., p. 271.

16. Cfr. GARCIA MACHO. Ob. Cit., p. 557 y ss.

17. Cfr. COVIELLO. Ob. Cit.

18. GARCIA MACHO. Ob. Cit. p. 566

19. Suprema Corte de Justicia. Pleno. No. 1, 7 de marzo de 2007. B.J. 1156

20. Suprema Corte de Justicia. Pleno. No. 2, 13 de agosto de 2008. B.J. 1173. No quiere decir ello que compartamos todo el contnido o razonamiento de dicha sentencia.

21. PAREJO ALFONSO. Ob. Cit., p. 343.

The content of this article is intended to provide a general guide to the subject matter. Specialist advice should be sought about your specific circumstances.

To print this article, all you need is to be registered on Mondaq.com.

Click to Login as an existing user or Register so you can print this article.

Authors
 
Some comments from our readers…
“The articles are extremely timely and highly applicable”
“I often find critical information not available elsewhere”
“As in-house counsel, Mondaq’s service is of great value”

Related Topics
 
Related Articles
 
Up-coming Events Search
Tools
Print
Font Size:
Translation
Channels
Mondaq on Twitter
 
Register for Access and our Free Biweekly Alert for
This service is completely free. Access 250,000 archived articles from 100+ countries and get a personalised email twice a week covering developments (and yes, our lawyers like to think you’ve read our Disclaimer).
 
Email Address
Company Name
Password
Confirm Password
Position
Mondaq Topics -- Select your Interests
 Accounting
 Anti-trust
 Commercial
 Compliance
 Consumer
 Criminal
 Employment
 Energy
 Environment
 Family
 Finance
 Government
 Healthcare
 Immigration
 Insolvency
 Insurance
 International
 IP
 Law Performance
 Law Practice
 Litigation
 Media & IT
 Privacy
 Real Estate
 Strategy
 Tax
 Technology
 Transport
 Wealth Mgt
Regions
Africa
Asia
Asia Pacific
Australasia
Canada
Caribbean
Europe
European Union
Latin America
Middle East
U.K.
United States
Worldwide Updates
Registration (you must scroll down to set your data preferences)

Mondaq Ltd requires you to register and provide information that personally identifies you, including your content preferences, for three primary purposes (full details of Mondaq’s use of your personal data can be found in our Privacy and Cookies Notice):

  • To allow you to personalize the Mondaq websites you are visiting to show content ("Content") relevant to your interests.
  • To enable features such as password reminder, news alerts, email a colleague, and linking from Mondaq (and its affiliate sites) to your website.
  • To produce demographic feedback for our content providers ("Contributors") who contribute Content for free for your use.

Mondaq hopes that our registered users will support us in maintaining our free to view business model by consenting to our use of your personal data as described below.

Mondaq has a "free to view" business model. Our services are paid for by Contributors in exchange for Mondaq providing them with access to information about who accesses their content. Once personal data is transferred to our Contributors they become a data controller of this personal data. They use it to measure the response that their articles are receiving, as a form of market research. They may also use it to provide Mondaq users with information about their products and services.

Details of each Contributor to which your personal data will be transferred is clearly stated within the Content that you access. For full details of how this Contributor will use your personal data, you should review the Contributor’s own Privacy Notice.

Please indicate your preference below:

Yes, I am happy to support Mondaq in maintaining its free to view business model by agreeing to allow Mondaq to share my personal data with Contributors whose Content I access
No, I do not want Mondaq to share my personal data with Contributors

Also please let us know whether you are happy to receive communications promoting products and services offered by Mondaq:

Yes, I am happy to received promotional communications from Mondaq
No, please do not send me promotional communications from Mondaq
Terms & Conditions

Mondaq.com (the Website) is owned and managed by Mondaq Ltd (Mondaq). Mondaq grants you a non-exclusive, revocable licence to access the Website and associated services, such as the Mondaq News Alerts (Services), subject to and in consideration of your compliance with the following terms and conditions of use (Terms). Your use of the Website and/or Services constitutes your agreement to the Terms. Mondaq may terminate your use of the Website and Services if you are in breach of these Terms or if Mondaq decides to terminate the licence granted hereunder for any reason whatsoever.

Use of www.mondaq.com

To Use Mondaq.com you must be: eighteen (18) years old or over; legally capable of entering into binding contracts; and not in any way prohibited by the applicable law to enter into these Terms in the jurisdiction which you are currently located.

You may use the Website as an unregistered user, however, you are required to register as a user if you wish to read the full text of the Content or to receive the Services.

You may not modify, publish, transmit, transfer or sell, reproduce, create derivative works from, distribute, perform, link, display, or in any way exploit any of the Content, in whole or in part, except as expressly permitted in these Terms or with the prior written consent of Mondaq. You may not use electronic or other means to extract details or information from the Content. Nor shall you extract information about users or Contributors in order to offer them any services or products.

In your use of the Website and/or Services you shall: comply with all applicable laws, regulations, directives and legislations which apply to your Use of the Website and/or Services in whatever country you are physically located including without limitation any and all consumer law, export control laws and regulations; provide to us true, correct and accurate information and promptly inform us in the event that any information that you have provided to us changes or becomes inaccurate; notify Mondaq immediately of any circumstances where you have reason to believe that any Intellectual Property Rights or any other rights of any third party may have been infringed; co-operate with reasonable security or other checks or requests for information made by Mondaq from time to time; and at all times be fully liable for the breach of any of these Terms by a third party using your login details to access the Website and/or Services

however, you shall not: do anything likely to impair, interfere with or damage or cause harm or distress to any persons, or the network; do anything that will infringe any Intellectual Property Rights or other rights of Mondaq or any third party; or use the Website, Services and/or Content otherwise than in accordance with these Terms; use any trade marks or service marks of Mondaq or the Contributors, or do anything which may be seen to take unfair advantage of the reputation and goodwill of Mondaq or the Contributors, or the Website, Services and/or Content.

Mondaq reserves the right, in its sole discretion, to take any action that it deems necessary and appropriate in the event it considers that there is a breach or threatened breach of the Terms.

Mondaq’s Rights and Obligations

Unless otherwise expressly set out to the contrary, nothing in these Terms shall serve to transfer from Mondaq to you, any Intellectual Property Rights owned by and/or licensed to Mondaq and all rights, title and interest in and to such Intellectual Property Rights will remain exclusively with Mondaq and/or its licensors.

Mondaq shall use its reasonable endeavours to make the Website and Services available to you at all times, but we cannot guarantee an uninterrupted and fault free service.

Mondaq reserves the right to make changes to the services and/or the Website or part thereof, from time to time, and we may add, remove, modify and/or vary any elements of features and functionalities of the Website or the services.

Mondaq also reserves the right from time to time to monitor your Use of the Website and/or services.

Disclaimer

The Content is general information only. It is not intended to constitute legal advice or seek to be the complete and comprehensive statement of the law, nor is it intended to address your specific requirements or provide advice on which reliance should be placed. Mondaq and/or its Contributors and other suppliers make no representations about the suitability of the information contained in the Content for any purpose. All Content provided "as is" without warranty of any kind. Mondaq and/or its Contributors and other suppliers hereby exclude and disclaim all representations, warranties or guarantees with regard to the Content, including all implied warranties and conditions of merchantability, fitness for a particular purpose, title and non-infringement. To the maximum extent permitted by law, Mondaq expressly excludes all representations, warranties, obligations, and liabilities arising out of or in connection with all Content. In no event shall Mondaq and/or its respective suppliers be liable for any special, indirect or consequential damages or any damages whatsoever resulting from loss of use, data or profits, whether in an action of contract, negligence or other tortious action, arising out of or in connection with the use of the Content or performance of Mondaq’s Services.

General

Mondaq may alter or amend these Terms by amending them on the Website. By continuing to Use the Services and/or the Website after such amendment, you will be deemed to have accepted any amendment to these Terms.

These Terms shall be governed by and construed in accordance with the laws of England and Wales and you irrevocably submit to the exclusive jurisdiction of the courts of England and Wales to settle any dispute which may arise out of or in connection with these Terms. If you live outside the United Kingdom, English law shall apply only to the extent that English law shall not deprive you of any legal protection accorded in accordance with the law of the place where you are habitually resident ("Local Law"). In the event English law deprives you of any legal protection which is accorded to you under Local Law, then these terms shall be governed by Local Law and any dispute or claim arising out of or in connection with these Terms shall be subject to the non-exclusive jurisdiction of the courts where you are habitually resident.

You may print and keep a copy of these Terms, which form the entire agreement between you and Mondaq and supersede any other communications or advertising in respect of the Service and/or the Website.

No delay in exercising or non-exercise by you and/or Mondaq of any of its rights under or in connection with these Terms shall operate as a waiver or release of each of your or Mondaq’s right. Rather, any such waiver or release must be specifically granted in writing signed by the party granting it.

If any part of these Terms is held unenforceable, that part shall be enforced to the maximum extent permissible so as to give effect to the intent of the parties, and the Terms shall continue in full force and effect.

Mondaq shall not incur any liability to you on account of any loss or damage resulting from any delay or failure to perform all or any part of these Terms if such delay or failure is caused, in whole or in part, by events, occurrences, or causes beyond the control of Mondaq. Such events, occurrences or causes will include, without limitation, acts of God, strikes, lockouts, server and network failure, riots, acts of war, earthquakes, fire and explosions.

By clicking Register you state you have read and agree to our Terms and Conditions