Una reciente sentencia del TJUE ha dado la razón a una empresa que prohibió a sus trabajadores el uso visible de signos religiosos.